QUÉ SON LOS ALIMENTOS ECOLÓGICOS

Los alimentos  llamados orgánicos, biológicos o ecológicos son aquellos que han sido producidos y/o elaborados  sin la utilización de productos químicos. Esta característica viene regulada mediante una certificación  otorgada por los  organismos oficiales de cada país y región de la Unión Europea.
 
La producción ecológica es un sistema de ordenación de la producción, que promueve y mejora la salud del agrosistema, basándose en  la biodiversidad, los ciclos biológicos y la actividad biológica del suelo; así como la adaptación del sistema a las condiciones regionales de cada lugar. Esto se realiza mediante el uso de métodos agrónomicos, biológicos y mecánicos en lugar de materiales sintéticos.

Agricultura Ecológica

Puedes identificar este tipo de productos a través  de los distintos avales que se encuentran impresos en los envases de estos alimentos.
 
La agricultura ecológica tiene como objetivo fundamental la obtención de alimentos de máxima calidad respetando el medio ambiente, conservando la fertilidad de la tierra y la diversidad genética. Utiliza de manera óptima  los recursos evitando el  uso de  productos químicos de síntesis como son herbicidas, pesticidas, fertilizantes químicos, plaguicidas, y otros; que alteran no sólo el medio físico si no también el   biológico y el social.  Este sistema de cultivo se encuentra en armonía con la naturaleza.

 


Ganadería Ecológica

En la ganadería ecológica los animales no son tratados con hormonas de engorde ni antibióticos, los piensos no son sintéticos ni provienen de derivados de otros animales. Los productos que se derivan de ellos son producidos sin colorantes ni conservantes artificiales.      "" 
 
Los alimentos ecológicos se encuentran libres de pesticidas y herbicidas nocivos para nuestra salud y proporcionan al organismo una mayor cantidad y mejor calidad de nutrientes esenciales para una vida más equilibrada.

 


Productos más Sanos y Nutritivos

Los alimentos ecológicos contienen entre un 40% y un 60% más de vitaminas y minerales que los convencionales y menos porcentaje de agua, facilitando su conservación y aumentando su sabor con respecto a los alimentos cultivados de manera tradicional.
 
La gran  carga de toxinas, tanto químicas como orgánicas, que presentan los productos convencionales, tales como hormonas de crecimiento, vacunas, antibióticos, fosfatos, nitratos, metales pesados, entre otras, provoca una sobresaturación de nuestro organismo impidiendo la  eliminación de manera eficiente de estos.
 
Actualmente consumimos de regularmente productos industriales procesados , comida rápida y energéticamente sin vida. Este hábito debilita gradualmente nuestro organismo y su sistema de defensas.
 
A este hábito alimentario se le suma un ambiente contaminado y un ritmo de vida que mantiene el nivel de estrés elevado durante largos periodos de tiempo. Pueden aparecer, en consecuencia numerosas disfunciones o enfermedades a las que nuestro cuerpo no puede dar una respuesta efectiva, tales como: alergias, gripes, resfriados, intolerancias alimentarias, cansancio crónico, estados emocionales fluctuantes, etc.

 


REGULACIÓN DE LOS PRODUCTOS ECOLÓGICOS

La Unión Europea  reguló los productos ecológicos mediante la aprobación en 1991 del Reglamento 2092/91, que describe como se deben producir, elaborar y envasar los alimentos para que se ajusten a la descripción de “ecológico”, marcando también los criterios para la inspección y posterior certificación de los productores, elaboradores e importadores de los alimentos.
 
 
En el 2005, la Comisión Europea adoptó una propuesta para un nuevo reglamento sobre los productos ecológicos y cómo se debe facilitar la información de éstos al consumidor. Para que un producto sea ecológico y poder llevar la etiqueta como tal, tiene que serlo  al menos en un 95%. Los productos que contengan organismos genéticamente modificados sólo podrán llevar la etiqueta de ecológico si la cantidad es menor del 0,9% y es debido a una contaminación accidental. 
 
Un nuevo reglamento que podría entrar en vigor en el 2009 definirá las normas de los OMG (organismos modificados  genéticamente), mejorará los controles garantizando la seguridad de las normas de control de calidad en todas las etapas de la producción animal y vegetal y definirá los principios de la producción ecológica.
 
 En España el Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto para asegurar la utilización de la denominación Bio a los procedentes de agricultura y ganadería ecológica.
 
Los cultivos ecológicos han experimentado un gran crecimiento en los últimos años en la Unión Europea, especialmente en España, Francia y el Reino Unido, debido a la mayor demanda de los consumidores de este tipo de productos de mayor calidad.  No todos los productos ecológicos que se producen se consumen en el mercado interior europeo ni en cada país. Existen países más productores como los citados antes y países más demandantes como Alemania. La producción excedente se exporta a mercados como el norteamericano.
 
Es por esto que en Bio Natura cuidamos la calidad de nuestros productos apoyándonos en las certificaciones obtenidas por los correspondientes organismos autonómicos y estatales.  Proporcionamos una amplia variedad de alimentos ecológicos así como de Comercio Justo que podrás encontrar en nuestras tiendas, restaurantes y en esta página web.